PRIMER SITIO DE ZARAGOZA

25 de mayo de 1808.

Los ciudadanos de Zaragoza se sublevan y nombran a Palafox gobernador de Zaragoza y capitán general de Aragón. De esta manera se corta la línea de comunicación entre las tropas francesas que estaban acantonadas en el País vasco y Navarra con las tropas francesas en Barcelona. Esto convertía a Zaragoza en un punto estratégico de vital importancia.

8 de junio de 1808.

En Tudela, el hermano José de Palafox intentó, con 6.000 hombres, evitar la entrada del enemigo en tierras aragonesas pero en unas horas el general Lefébvre tomo la ciudad y obligo a los españoles a retirase.

13 de junio de 1808.

Los españoles se reagrupan en Mallén, donde volverán a intentar detener el avance francés, siendo derrotados de nuevo. Esta segunda derrota, puso de manifiesto la inferioridad de los de las tropas españolas, frente a un ejército bien preparado y mejor pertrechado como el francés.

La ciudad de Zaragoza no estaba amurallada, pero tenía dos barreras naturales, el rio Ebro al norte y el rio Huerva al este. El sur y el oeste sólo estaban protegidos por un frágil muro de ladrillo, el castillo de la Aljafería y el Convento de los Agustinos. Esta situación planteó la duda de si era mejor atacar a las tropas francesas en campo abierto o atrincherarse en las calles de la ciudad. Viendo el resultado de los últimos enfrentamientos con los franceses de decidió optar por la segunda opción.

Autor: Pablo Valle

15 de junio de 1808.

El ejército francés llega a Alagón con sus 14.000 hombres y se prepara para  entrar en Zaragoza, esperando poca resistencia. La infantería era en su mayoría bisoña, no así la caballería, también disponía de tropas polacas muy experimentadas.

Tropas Polacas

 

Las fuerzas militares con las que contaba la ciudad de Zaragoza eran escasas y Palafox declaró el reclutamiento forzoso de todos los aragoneses entre 17 y 40 años. El propio Palafox y su estado mayor abandonan la cuidad y se dirige a reagrupar las tropas dispersas entorno a Calatayud y Belchite. Pese a las dificultades, los pueblos y ciudades de Aragón enviaron las tropas que pudieron reunir,  escasamente uniformadas y peor armadas, pero muy motivadas. Palafox pudo reunir unos cientos de soldados profesionales y más de 10.000 voluntarios, algo de caballería y varias piezas de artillería.

Pero la salida del general Palafox fue interpretada por algunos como una deserción y a punto estuvo de causar la rendición de la ciudad por parte del concejo zaragozano, pero la intervención del pueblo lo evito. Ese mismo día 15 de junio comenzará el primer sitio de Zaragoza que durará tres meses y que sorprenderá a toda Europa, siendo ejemplo de resistencia frente al invasor.

Poco después de mediodía los franceses se presentaron ante las puertas de la ciudad. El general Lefèvbre, esperando una victoria fácil se lanzó al ataque sin dar descanso a sus hombres. La  artillería francesa abrió varias brechas en las tapias entre las puertas del Carmen y del Portillo y la infantería francesa las asaltó. Pero la resistencia fue muy dura y después de una larga tarde de lucha en las puertas de la ciudad (el Portillo, la Puerta del Carmen y la de Santa Engracia), los defensores rechazaron el primer asalto francés. Los franceses perdieron casi 700 hombres entre muertos, heridos y varias banderas.

Defensa de la puerta del Carmen.

Tras este fracaso inicial, los franceses se prepararon para un asedio en toda regla, sometieron la ciudad a un intenso bombardeo, mientras trataban de  cortar sus líneas de abastecimiento, aunque el número de tropas de que disponían era claramente insuficiente para este fin. Los zaragozanos, por su parte, se afanaron en mejorar las obras de fortificación: parapetos, aspilleras, barricadas etc. de las que no se habían ocupado antes. Durante los días siguientes se produjeron diversos ataques puntuales franceses, siendo rechazados todos ellos.

17 de junio de 1808

Mientras esperaban refuerzos, los franceses enviaron una petición de rendición, la ciudad se nego. Los franceses continuaron con el bombardeo.

La puerta del Carmen, en la actualidad

19 de junio de 1808.

Los zapadores franceses cortan la acequia del Rabal, tratando de dejar sin agua las huertas de la ciudad. Sin embargo, a través del río continuaron llegando los escasos víveres y refuerzos.

22 de junio de 1808

Palafox, mientras tanto, seguía fuera de Zaragoza en su idea de que la defensa de la ciudad debía plantearse fuera de la misma con ataques combinados a su retaguardia y líneas de abastecimiento. Desde Belchite pasará a La Almunia donde consiguió refuerzos y, tras algunas discusiones, llegará a Épila.

23 de junio de 1808

Las fuerzas que había ido reuniendo Palafox desde su salida de la ciudad se enfrentaron  en Épila con tropas francesas del coronel Chopiski. Este último se lazo con la victoria y logro cortar la ruta a los molinos de pólvora de Villafeliche, que abastecían a la cuidad. Las fuerzas de Palafox, se reagruparon en Belchite, para dirigirse finalmente a Zaragoza.

25 de junio de 1808.

El general Verdier llegó con una división de refuerzo y tomó el mando de las tropas que sitiaban la ciudad, relevando a Lefévbre.

26, 27 y 28 de junio de 1808. 

Los bombardeos se hacen especialmente intensos. El polvorín donde se almacenaban las municiones de la ciudad, situado en el Seminario de San Carlos, estalló por culpa de un cigarro el día 27, causando graves daños y un caos que los franceses intentaron aprovechar para entrar en la ciudad. Aunque fueron rechazados tras una dura lucha, los defensores no pudieron evitar que tomasen algunos sitios extramuros.

29 de junio de 1808.

Los franceses lanzan un nuevo ataque sobre las puertas del Carmen y Santa Engracia donde vuelven a ser derrotados, pero consiguen tomar la posición de Torrero. Desde esta posición elevada domina la Aljafería y las puertas del Portillo y del Carmen.

Autor: Pablo Valle

2 de  julio de 1808.

Palafox regresa a Zaragoza con algunos refuerzos. Ese mismo día los franceses lanzan otro ataque general sobre la ciudad. Seis columnas atacan las Puertas de Sancho y del Portillo, Santa Engracia, Puerta del Carmen, la Aljaferia y el convento de San Jose. En este ataque una mujer llamada Agustina Zaragoza tiene que disparar una batería cuyos artilleros habían caído por una explosión. El disparo pone en fuga a la avanzada francesa que atacaba la puerta del Portillo. Los franceses fueron de nuevo rechazados.

Autor: Ferrer Dalmau
Autor: Pablo Valle

9 de julio de 1808

El hermano de Palafox (Francisco) entra en la cuidad con más refuerzos, entre ambos lograr meter en la cuidad cerca de 2200 soldados.

11 de julio de 1808

Los franceses terminan de construir un puente y cruzan el Ebro por Juslibol tratando de cerrar el cerco y mandan tropas para saquear los pueblos de la margen izquierda del río; así como a Calatayud y Tauste, cortando las vías de suministro de los sitiados.

14 de julio de 1808.

Una vez atravesado el río, asaltaron y tomaron la mayor parte del Arrabal, barrio zaragozano en la margen izquierda del río. La destrucción del puente sobre el río Gállego, aprieta más el nudo, poniendo en peligro los pocos refuerzos que vienen de Lérida.

Autor: Pablo Valle

Durante el resto del mes de julio, las tropas francesas se vieron enfrentadas a una lucha por hacerse con el control de los barrios extramuros, mientras que zapadores e ingenieros del ejército francés organizaban trincheras, minas subterráneas y desplegaban la artillería de asedio.

1 de agosto de 1808

Llegan más tropas francesas al mando de Bazancourt, con lo que aumentan a 19.000 las tropas sitiadoras. Con estos refuerzos se lograron tomar las últimas posiciones extramuros.

4 de agosto de 1808.

Tras un bombardeo de tres días, se realiza un nuevo asalto, que está a punto de romper la defensa, el propio general Verdier resulta herido y Lefèbvre toma el mando. Gran número de efectivos, se cuelan dentro de la ciudad, lo que provoco una encarnizada lucha con numerosas bajas en ambos ejércitos. Pero los zaragozanos mantuvieron a los invasores bloqueados sin poder cruzar la calle del Coso. Palafox sale de Zaragoza para buscar tropas de refuerzo.

Autor: Pablo Valle

8 de agosto de 1808.

Palafox consigue traer refuerzos y víveres a la ciudad, y las noticias de la derrota francesa en la Batalla de Bailén.  Lefèbvre, ante esta noticia  se limitó a proseguir el bombardeo y mantener sus posiciones. Con la iniciativa en manos españolas, éstos realizan un contraataque sobre el Arrabal que logra romper el cerco.

13 de agosto de 1808.

Los franceses deben retirarse de Zaragoza para apoyar la huida de José I desde Madrid hacia Vitoria. En la noche del 13 al 14 de agosto, los franceses abandonaron la ciudad tras volar el puente que habían construido y el monasterio de Santa Engracia además de incendiar el Convento de San Francisco. Así se puso fin al primer sitio de Zaragoza

Este sitio costó a los franceses entre 3.000 y 4.000 bajas. La cantidad de muertos, heridos o enfermos entre los oficiales superiores fue tal que algunos regimientos quedaron mandados por capitanes. Además, en su retirada abandonaron unas 50 piezas de artillería. Los españoles sufrieron unas 2.000 bajas y amplias zonas de la ciudad fueron destruidas.

El mes de noviembre, Napoleón en persona guiará a más de 250.000 soldados para castigar el país que había humillado a su ejército. Esta vez se trataba de un ejército formado por veteranos. El mariscal Lannes mandará las tropas del Ebro y logrará la primera victoria en Tudela, el 23 de noviembre, lo que abrirá el camino para el segundo sitio de Zaragoza.

Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *